• Las pruebas de la divinidad del Cristianismo son tan numerosas como los diversos aspectos bajo los cuales la razon puede considerar este grande hecho que llena el mundo. Sin embargo, elucubraciones hijas del odio, desprecio, despecho, acabaron por convertirse en la ideología del hombre común: el Naturalismo ha usurpado el lugar de la Revelación; y el hombre él de Dios. Evitando los escollos de la exégesis racionalista-subjetivista, el ilustre autor denuncia su anarquía y chaos, y puso al descubierto un móvil oculto, que no es otro que el rechazo talmudo-protestante de Jesucristo como culminación de la Ley y los Profetas. Aún a partir del texto hebreo, mutilado, demostró que Jesucristo es la verdad que penetra toda la Biblia; y que ella no hace sino revelar a Jesucristo.

empty